Hoy es el Earth Overshoot Day - ¿Qué nos señala este día y por qué nos afecta a todxs?

Hoy es el Earth Overshoot Day - ¿Qué nos señala este día y por qué nos afecta a todxs?

Cada año la organización Global Footprint Network calcula el Día del sobregiro de la Tierra (en inglés Earth Overshoot Day), es decir, la fecha en que habremos usado la cantidad de recursos renovables y servicios que el planeta puede regenerar y absorber en un año. Después de esta fecha estamos gastando los recursos de las futuras generaciones.

Se calcula el Día del sobregiro de la Tierra sumando la huella ecológica y la biocapacidad del planeta. La huella ecológica muestra cuánta agua y tierra ecológicamente productiva se necesita para producir todos los recursos (alimentación, madera, energía, etcétera) que consume un individuo, un país o todo el mundo, y para absorber todos los residuos que se producen (Aquí puedes calcular tu propia huella ecológica). En total, aproximadamente 60% de la huella se debe a la emisión de dióxido de carbono, y 26% a la producción ineficiente de alimentos y al desperdicio de comida.

La biocapacidad muestra cuánta tierra ecológicamente productiva y agua están disponibles, para ofrecer los recursos y servicios (por ejemplo, bosque que absorba el dióxido de carbono).

Ya desde 1971 nuestra huella ecológica global es más grande que la biocapacidad del planeta y la fecha cuando agotamos sus capacidades ocurre más temprano cada año. En la actualidad, necesitaríamos 1.75 mundos para que nuestros hábitos y consumo no tengan consecuencias desastrosas: acidificación del océano, contaminación del aire, escasez de agua, pérdida de la biodiversidad… y finalmente el cambio climático descontrolado. Si continuamos con este patrón, necesitaremos 2.5 mundos en 2050.

 

Créditos de las imágenes

La huella ecológica y la biocapacidad varían fuertemente de un país a otro y por lo tanto, también el Día del sobregiro, que se calcula a partir de la huella ecológica nacional y la biocapacidad global; es decir, nos muestra que pasaría si todxs consumiéramos como la gente en dicho país. Algunos países no tienen un Día de sobregiro porque su huella es más pequeña que su biocapacidad. Canadá, por ejemplo, tiene una huella bastante grande, pero una biocapacidad muy alta y Surinam tiene una biocapacidad 27 veces más alta –la segunda más alta en el mundo - que su huella ecológica. Lamentablemente, estos países son la excepción más que la norma. El país con el déficit más alto es Singapur, porque casi no tiene tierra o agua que ofrezcan recursos naturales o absorban residuos. La huella ecológica más grande, y por lo tanto el primer Día de sobregiro, los tiene Catar el 16 de febrero, seguido de cerca por Luxemburgo y otros países de la península arábiga, así como por los EE.UU. y países europeos. El Día de sobregiro de México es el 17 de agosto.

Llama la atención que los países que ya pasaron su Día de sobregiro este año son, principalmente, países ricos. La tendencia muestra que cuanto más alto el ingreso, más grande la huella ecológica. Por lo tanto, no es solamente un asunto ecológico sino también económico y social. Algunos contribuyen más que otros a la explotación de la tierra y a la contaminación, pero los que sufren de las consecuencias son muchas veces las personas con bajos ingresos. Además, se debe tomar en cuenta, que el consumo de los países “desarrollados” causa en muchos casos una gran parte de la contaminación y explotación de recursos naturales en otros países, es decir, el desequilibro entre los países con altos y bajos ingresos es aún más grande de lo que parece a través del Día de sobregiro. Ejemplos muy graves son las mineras canadienses en varios países latinoamericanos, las cuales son responsables por numerosas afectaciones ambientales, económicas, sociales, culturales y daños a la salud de la población.

Créditos de las imágenes

¡Pero todo eso no nos debe desanimar! ¿Qué nos queda excepto intentar hacer todo lo que se pueda para mejorar la situación? Como solución está, por un lado, el aumento de la biocapacidad, por ejemplo a través de proyectos de reforestación. Según la Global Footprint Network, se podría aplazar el Día del sobregiro de la Tierra ocho días, si se plantaran 350 millones hectáreas de bosque – aproximadamente un tercio de la superficie de Europa. Un estudio de la ETH Zúrich declaró recientemente que es posible realizar una reforestación de mucho más que el doble de esta cifra sin usar terrenos ocupados por personas.

Por otro lado, es inevitable la reducción de la huella ecológica, por ejemplo, a través del consumo sostenible de alimentos agroecológicos y de producción local, o la expansión de energías renovables. Por ejemplo, si reemplazáramos el 50% del consumo global de la carne por comida vegetariana (vegetales, cereales, legumbres, etcétera), ganaríamos 15 días; si redujéramos a ”solamente” la mitad el desperdicio de alimentos, serían adicionalmente 10 días. Sin embargo, la contribución más grande a la huella ecológica, y por lo tanto al cambio climático, la aporta el sector energético. Si redujéramos la emisión del dióxido de carbono al 50%, aplazaríamos el Día del sobregiro de la Tierra 93 días – en lugar de en el verano, lo encontraríamos al fin de octubre, por donde casi ya se puede ver el fin de año.   

Deberíamos entender el día de hoy como una llamada de atención y animarnos a hacer todo lo que sea posible, para que algún día el planeta ya no tenga un Día del sobregiro de la Tierra.

 

Contenidos relacionados

0 Comentarios

Agregar nuevo comentario

Agregar nuevo comentario