Drones: un negocio de altos vuelos*

Drones: un negocio de altos vuelos*

Creator: statistica ES. Creative Commons License LogoEsta imagen está bajo la licencia de Creative Commons License.

Eran vistos como juguetes voladores. Para niños incluso. No era acertado. Esa visión muy extendida se ha empezado a volatilizar en la sociedad ante las restricciones aéreas impuestas por los diferentes estamentos gubernamentales y las capacidades de los llamados vehículos aéreos no tripulados que, conocidos popularmente como drones, giran en torno a un negocio de altos vuelos que genera más de mil millones de dólares en la actualidad.

Y no, no son aparatos para divertirse, que también los hay, pero se requiere de una concienciación por parte de los operadores de vuelo para evitar hacer volar sus aparatos en zonas restringidas. Con ellos, en efecto, uno puede entretenerse pero se han creado a su alrededor un importante sector, los drones civiles, que prevé triplicar su mercado en los próximos cinco años.

Claro ejemplo del impulso que está tomando el mundillo de los drones se encontrará en la próxima edición de la feria española Expodrónica (Zaragoza, 23 y 23 de septiembre). En ese escaparate se mostrarán algunos de los nuevos aparatos y modelos, algunos de ellos que transcienden la frontera del aire. Cada vez más los fabricantes prueban a ensayar con drones que circulan por la tierra e, incluso, navegan por el mar.

El encuentro, que tiene carácter internacional, mostrará la fuerza de uno de los sectores que más crece y que prevé generar más de 100.000 empleos en los próximos años, según estimaciones de la Comisión Europea, que establece un impacto de más de 10 millones de euros anualmente, principalmente en el sector servicios. Actualmente, se calculan unos 1.461 los operadores autorizados por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), organismo regulador en España. En diciembre de 2014, existían unas 50 empresas inscritas, «indicador claro de que el sector está en experimentando un crecimiento sin precedentes», en opinión de los organizadores,

Cada año duplica el número de empresas que se lanzan a a este sector liderado por las firmas DJI y Parrot, seguido de 3D Robotics e Insitu. Ahora, GoPro, empresa conocida por sus cámaras de acción, se ha subido al carro de los drones con la presentación de Karma, su primer modelo, que tiene un diseño en forma de cuadricóptero y que, en sus reducidas dimensiones, se incorpora una de sus cámaras.

En un escaso tiempo, el negocio de los drones ha crecido exponencialmente y se han convertido en interesantes y prácticas herramientas para realizar diversos trabajos como labores de rescate, aplicaciones en agricultura asistida o en el mundo del cine. Incluso han empezado a aparecer las primeras competiciones de estos aparatos, un espectáculo que tiene visos de convertirse en uno de los deportes del futuro junto a los llamados eSports -deportes electrónicos-.

[Gráfico elaborado por Statista]

 

Reproducido de ABC Tecnología

Contenidos relacionados

  • La privacidad en el aire: drones y espacio público

    Nos cautiva por la levedad y versatilidad de su tecnología, o intimida por su origen en operaciones militares y de espionaje. Pero el dron va siéndonos tan familiar como hoy lo es el teléfono móvil. Sus usos gubernamentales, corporativos e ilegales son crecientes, y pronto lo serán los domésticos. Aunque a la zaga, las regulaciones para su uso también avanzan. Las ventajas potenciales para el bien común son ilimitadas, pero es esencial enfocarnos en las amenazas hacia ciertos derechos que representa su uso.

    Por Rodolfo Aguirre Reveles
  • Drones entregarán pizzas en Nueva Zelanda*

    Domino’s Pizza entregará a domicilio en Nueva Zelanda con drones, mediante una colaboración con el operador Flirtey, y espera también hacerlo en Australia, Bélgica, Francia, Países Bajos, Japón y Alemania. 

0 Comentarios

Agregar nuevo comentario

Agregar nuevo comentario