Ganando tiempo en las conferencias climáticas

Ganando tiempo en las conferencias climáticas

El 2018 trajo temperaturas, desastres naturales y emisiones de CO2 que alcanzaron niveles récord. Mientras tanto, nuestros líderes mundiales procrastinan.

Cada nueva cumbre del clima es más triste que la anterior.

El reloj está avanzando. Ya somos conscientes de lo que hay que hacer para detener el cambio climático. Cada año que pasa trae una gran cantidad de evidencia de cuán devastadores serán los efectos del calentamiento global... perdón, son. Los delegados de este año deberían haber observado un minuto de silencio por las víctimas de los incendios que devastaron California. Los años de sequía, altas temperaturas y la caída constante del nivel freático del estado llevaron a uno de los mayores desastres ecológicos de la posguerra en los Estados Unidos.

Existe una paradoja que los políticos que se reúnen en las sucesivas cumbres climáticas son extremadamente reacios a mencionar. Por un lado, nuestro conocimiento de los mecanismos climáticos está creciendo de manera exponencial, y los informes sucesivos del IPCC muestran claramente la dirección hacia la que debemos dirigirnos. Por otro lado, las emisiones globales de CO2 están creciendo año con año.

El detallado informe del "Proyecto Global de Carbono" no deja ni la menor ilusión sobre el tema. Desde principios del siglo XXI, las emisiones han estado creciendo continuamente (aunque a diferentes tasas), con una nivelación temporal en 2014-2016. Este año y el último volvieron a ver crecientes emisiones. Al mismo tiempo, la temperatura promedio aumenta año tras año. Tibio... calentándose... ¡caliente!

Esta flagrante contradicción es mencionada (al menos oficialmente) con gran reticencia. La razón es simple: los políticos y los negociadores tendrían que admitir que estas reuniones en serie son principalmente un acto de postergación diplomática, una táctica dilatoria. El temor a las consecuencias económicas de decisiones firmes es mayor que el temor a las consecuencias del calentamiento global. Pero nadie saldrá a decirlo. Esta es la razón por la que los chinos, maestros de la diplomacia, se han llevado los máximos premios en emisión de CO2, al mismo tiempo que admiten que una reducción global de las emisiones es necesaria.

Entonces, ¿cuál es la salida? Desde que puedo recordar, las cumbres climáticas terminan anunciando... la próxima cumbre climática, donde definitivamente se tomarán decisiones vinculantes.

Esta vez no es diferente, con una excepción. Estoy pensando en los discursos de destacados políticos polacos que, según todos los indicios, han optado por abandonar las reglas de los juegos diplomáticos y han expresado sus opiniones francas sobre la lucha contra el calentamiento global. En su discurso, el presidente Andrzej Duda evitó repetidamente la verdad, diciendo, entre otras cosas, que hay suficientes recursos de carbón para Polonia durante 200 años, que somos un país con soberanía energética, que las emisiones de gases de efecto invernadero en Polonia están disminuyendo, que quemar carbón no se opone a la reducción de emisiones.

No voy a mencionar cada uno de estos malentendidos, errores y falsedades absolutas. Está claro, sin embargo, de dónde vienen. La posición de Polonia es la siguiente: continuaremos basando nuestra economía en el carbón y no tiene nada que ver con usted. Que otros se encarguen de la protección del clima; en Polonia nuestros asuntos son nuestros. Si fuera un representante del estado de Kiribati que está por ahogarse, habría recibido la posición del anfitrión como una bofetada. Probablemente, el único que fue más lejos al negar la realidad fue Trump, quien recomendó a los residentes de California devastada por el fuego que... barrieran las hojas secas.

No puedo excluir la posibilidad de que Andrzej Duda dijera en voz alta lo que muchos líderes nacionales solo dirán en la privacidad de sus oficinas. Sin embargo, para las negociaciones sobre el clima, tales formulaciones son devastadoras, ya que muestran que hay países que solo quieren desempeñar un papel de bloqueo en las negociaciones. Y lo que es más, están muy felices en ese papel.

Entonces, nos vemos en la próxima cumbre del clima. La próxima aparentemente será deveras decisiva.

Contenidos relacionados

  • ¿Qué está en juego en la COP 24?

    ¿Cuál es el estado de avance respecto a algunos temas específicos que son de especial interés y preocupación para la Fundación Heinrich Böll y sus socios?

0 Comentarios

Agregar nuevo comentario

Agregar nuevo comentario