Sin las mujeres no hay paz: 20° Aniversario de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre mujeres, paz y seguridad
El 31 de octubre de 2000, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas adoptó la emblemática Resolución 1325 sobre Mujeres, Paz y Seguridad. En su 20° Aniversario, este dossier retrata a mujeres de 20 países que hacen una diferencia en materia de paz y seguridad.

Este dossier presenta a mujeres comprometidas con la construcción de la paz en sus países, sociedades y comunidades en 20 diferentes países alrededor del mundo. Ellas trabajan por un entorno más seguro no solo para las mujeres y las niñas, sino para todos. Estos retratos rinden homenaje a la dedicación y el compromiso de estas mujeres, que representan a muchas otras mujeres con las que comparten ese objetivo.

Al mismo tiempo, el dossier intenta alentar a otras mujeres que deseen participar en los procesos de paz y seguridad. También es un llamado a seguir aumentando y fortaleciendo la participación estructural de las mujeres en los procesos de paz y seguridad a todos los niveles.

La participación de las mujeres en los procesos de paz es fundamental para transformar y poner fin a los conflictos de forma no violenta. Para las mujeres, la paz y la seguridad se definen no solo por la ausencia de violencia, sino también por la satisfacción de las necesidades socioeconómicas básicas. Esto asegura que la paz dure más y sea más estable. En resumen: Sin las mujeres no hay paz.

Constructoras de paz: retratos de mujeres de 20 países que marcan la diferencia en la paz y la seguridad

Claudia Paz y Paz (Guatemala)

Claudia Paz y Paz es una exfiscal general de Guatemala, abogada, defensora de los derechos humanos y profesora universtitaria.

Kristin Lund (Noruega)

Kristin Lund es Mayor general retirada del ejército noruego. Fue la primera mujer en haber comandado una misión de paz de las Naciones Unidas.

Inna Ajrapetian (Chechenia, Rusia)

Inna Ajrapetian es una defensora de los derechos humanos en la república rusa de Chechenia.

Leymah Roberta Gbowee (Liberia)

Leymah Roberta Gbowee es una activista de la paz y los derechos humanos de las mujeres. en 2011 fue coganadora del Premio Nobel de la Paz.

Nivin Al Hotary y Sabah Al Hallak (Siria)

Nivin Al Hotary es una refugiada siria, desplazada del este de Ghouta al norte de Siria, y una activista de los derechos humanos que trabaja por los derechos de las mujeres. Sabah Al Hallak, de Siria, es una activista de los derechos de las mujeres.

Palwasha Hassan (Afghanistan)

Palwasha Hassan es Directora Ejecutiva del Centro Educativo de las Mujeres Afganas, y trabaja por los derechos y el empoderamiento de las mujeres.

El 31 de octubre de 2000, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptó por unanimidad la Resolución 1325 "Mujeres, Paz y Seguridad". Esta es la primera Resolución de Seguridad de las Naciones Unidas que aborda las consecuencias específicas de los conflictos armados para las mujeres y las niñas y pide la inclusión de una perspectiva de género en todas las etapas de la gestión de conflictos, incluida la reconstrucción. La Resolución 1325 de las Naciones Unidas pide la protección de las mujeres en situaciones de conflicto y la prevención de la violencia sexual o específica de género, al tiempo que aboga por la participación de las mujeres en todas las fases del proceso de paz.

Mucho ha cambiado en los últimos 20 años: Hoy en día, las mujeres ya no son vistas sólo como víctimas de los conflictos, sino que asumen un papel activo en la pacificación de su país. Por primera vez, una mujer apareció como negociadora principal en las negociaciones de paz; otra mujer encabeza una misión de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas. Y aún un poco más fuera del foco de atención, innumerables mujeres están comprometidas con la paz y la seguridad en todos los niveles. La participación de las mujeres encierra un enorme potencial para la paz sostenible y la prevención de conflictos, pero, a pesar de todos los esfuerzos, ese potencial todavía no se ha explotado. En una zona que todavía se considera dominio masculino, luchan contra las estructuras y actitudes patriarcales y a menudo se enfrentan a la intimidación y la opresión en sus esfuerzos por lograr la paz y la seguridad.